Jueves , 14 diciembre 2017
Inicio » Liga Andaluza 2ª División » El Bádminton Benalmádena B se proclama campeón de Andalucía

El Bádminton Benalmádena B se proclama campeón de Andalucía

Los pupilos de Moisés Herrero firmaron ayer en Ogíjares una temporada histórica para el filial del conjunto malagueño, que levanta el título de ‘Segunda Nacional: Liga Andaluza’ por primera vez en su historia

Laura Chillón, Ainoa Cuervas, Miriam Rivelles, Lucía Díaz, Mónica Martín, Rocío Burgos, Alejandro Palomino, Francisco Coronado, Javier Vilaplana, Carlos Leiva, León Endtz y Carlos Blázquez, comandados por Moisés Herrero, fueron los héroes encargados de alzar ayer el trofeo de campeones de Segunda Nacional: Liga Andaluza.
Varios subcampeonatos, muchas lágrimas, y un esfuerzo descomunal, han precedido un trofeo que simboliza para ellos infinitamente más que una simple copa de metal. Numerosos, también, han sido los jugadores que han pasado por este equipo desde su creación; algunos dieron el difícil salto a División de Honor, otros ya no practican este deporte, e incluso algunos se encuentran retirados.
La temporada empezó de forma inmejorable para ellos, ya que en la fase de grupos se colocaban con tres partidos ganados y ninguna derrota. Alhaurín de la Torre, Jorge Guillén B y Arjonilla B fueron las primeras ‘víctimas’ de los malagueños, que con mucha autoridad firmaban un 6-1, 7-0 y 6-1, respectivamente. Una primera jornada para enmarcar la de los andaluces en el Municipal de Ogíjares, pero no todo el camino fue tan sencillo. En la segunda jornada, disputada en Alhaurín de la Torre, el Bádminton Benalmádena B dejaba algunas dudas tras caer frente a Ogíjares Granada y Bad-Fly por 4-3 en sendos partidos. Pese a esto, el equipo finalizó en segunda posición en su grupo.
Encarando los malos momentos, y no dejándose superar por la situación, los benalmadenses se metían en semifinales superando al CB Rute en cuartos de final por 4-3. Arjonilla B sería el penúltimo peldaño que tendrían que superar para soñar con el título soñado. Esta vez, con un encuentro a doble partido, el Bádminton Benalmádena B sellaría su pase a la final en su propio pabellón, delante de su afición por 6-1- tras ganar 3-4 también en Jaén-. Ya solo quedaba una eliminatoria. Dos partidos ante Ogíjares que le podía dar al equipo lo luchado durante tantos años.
El partido de ida parecía sacado de un cuento de hadas. Frente a la propia afición de Benalmádena conseguían encarrilar la eliminatoria con un 6-1. Llegaba entonces el día señalado: el 11 de febrero de 2017. Los jugadores, junto a un autobús lleno de aficionados locales, emprendían un viaje hacia lo que horas después sería una celebración inédita. Unos dormían, cansados por la noche anterior y el insomnio que producen los nervios, otros se mostraban pensativos escuchando música de su móvil, y algunos simplemente hablaban entre ellos mientras miraban el paisaje andaluz a través de la ventana.
El encuentro comenzaba regular con la conquista granadina del dobles mixtos. Candela Arcos y Salvador Franco Castilla daban un halo de esperanza a los suyos tras vencer a Ainoa Cuervas y Javier Vilaplana 21-10 y 21-19. Pero fue solo un flash. En la ronda de dobles, el Bádminton Benalmádena B se aseguraba la victoria. El sueño ya no era un sueño, era una realidad. Laura Chillón y Ainoa Cuervas vencían a Laura Martín y Mia Matic 11-21 y 15-21. Además, Francisco Coronado y Leon Edtz también superaban a Salvador Franco Robles y Javi Morente por un doble 17-21. Con todo ya decidido, se jugaron los individuales número 2, en los que cada club se llevó un punto. Candela Arcos superaba a Miriam Rivelles (21-12 y 21-13), mientras que Francisco Coronado hacía lo propio ante Salvador Franco Castilla (21-19, 15-21 y 19-21). Los individuales número 1 no se llegaron a jugar.
Moisés Herrero, entrenador y guía de este equipo, explicaba sus sensaciones a sus jugadores con estas palabras: “Se suele decir en estas ocasiones: Nunca estuve tan orgulloso de vosotros. Yo lo corrijo: SIEMPRE estuve tan orgulloso de vosotros. Enhorabuena campeones, todos os lo merecéis y a mí me habéis hecho crecer como entrenador, como compañero y como persona. Es una recompensa a toda una temporada de esfuerzo y sacrificio, pero esto no queda aquí, hay que seguir en este camino. Mil gracias a todos. Os quiero”.
En diez años algunos de estos jugadores habrán dado el salto al primer equipo, algunos posiblemente no jueguen a nivel competitivo, y otros dejen de practicarlo directamente. Lo que sí está claro es que, para todos, este triunfo será eterno.
IMG_6112